DE LAS MIRADAS PERDIDAS

Support independent publishing: Buy this book on Lulu.Support independent publishing: Buy this book on Lulu.Support independent publishing: Buy this e-book on Lulu. Dos libros de poemas escritos y editados por mi, uno de ellos también en ebook. "De las miradas perdidas" A contratiempo"

miércoles, 2 de abril de 2014

Ejercicios de reflexión en mi cocina.

La cocina y yo.




 Hoy he encontrado una de mis páginas matutinas, esas que en 2012 escribí durante algún tiempo, en la soledad de mi cocina, para descargar mi embotamiento anímico y creativo, un ejercicio que recomiendo encarecidamente a todo el que se sienta entre agobiado y deprimido.
Uvas moscatel


Mi pan casero
El rincón de los limones





  Marbella 23/6/2012

Lo mejor de mi cocina
Un poco tarde, para escribir, pero mejor que ayer que no pudo ser.
Pasó el trabajo y la borrachera del cansancio.
La obsesión por trabajar o el aburrimiento de vida que llevamos algunos, nos hace tirar de los demás como si eso fuese el único motor de la vida.
también hay que tener otras formas de sentir que no se basen únicamente en el dinero.
A veces no sabemos manejar las situaciones y creemos que arrastrar a los demás por nuestro sentido de las cosas o nuestro amor propio es bueno para los que nos rodean. Llegamos a perder el respeto a la vida o la intimidad de los otros, sin medir las consecuencias.
y no dejamos de sentirnos aludidos por las palabras ajenas sin pensar que pueden ser una broma o una forma de intentar entablar conversación sin ninguna intención de hacernos daño.
Ahora que han pasado los años y veo reacciones iguales a las que yo tenía, me reconozco tanto en la forma de actuar que comprendo mejor los errores que he cometido.
también me doy cuenta que es la única forma de aprender, que a veces tenemos, en determinadas situaciones.

Este perro sigue en sus trece de hacer sus necesidades donde le da la gana y yo sigo sin aprender a decir NO con rotundidad y conseguir llegar hasta el final.
Yo ya tuve un perro al que me costó bastante enseñar, a base de mi tiempo y mi trabajo, para el que no tenía la suficientes ganas ni energías y llegó a ser el perro favorito y lazarillo de mi padre.
Por mucho tiempo negué la posibilidad de tener otro, tomar cariño y acostumbrarme a sus necesidades y sus mimos.
Perro de agua
Al final me dejé convencer para acoger a otro, sabiendo que todo el trabajo y las responsabilidad acabaría siendo mía.
 Claro y ahora ya estamos de vuelta a las discusiones. Para nada, claro, porque el intento de que el trabajo sea compartido y empeñarme en ello, supone un gasto de energía que yo necesito.
Es posible que empeñándome en ello , alguien me eche una mano, pero esto me cansa más que cuidar del cachorro.
Roky y Nala
Claro que esto no es lo único que me preocupa, me apetece salir y no hay consenso.
Mejor un cabreo para cambiar de planes y al garete con la excursión.









Como este hubo otros mejores pero la mayoría fueron peores, algún día si os gusta la experiencia de leerlo, os dejaré otras páginas llenas de quejas, reflexiones, deseos, etc. y faltas de comas y puntos y coherencias en el escrito. Hay que tener en cuenta que es un ejercicio para el alma y no para escribir una novela.

Safe Creative #1404030521228